top of page

Bizcochuelo de algodón Matcha

Actualizado: 18 ene

Esta receta es una versión del bizcochuelo de algodón de vainilla, con la adición de polvo de té verde japonés.


Bizcochuelo de Algodón Matcha


Bizcochuelo de Algodón Matcha

Todas las recomendaciones sobre cómo realizar este tipo de bizcochuelo se encuentran ya muy bien explicadas en la receta del Bizcochuelo de algodón estándar. Sin embargo, paso a detallar por aquí también, los puntos más importantes.


Para lograr con éxito este bizcochuelo es mejor cocerlo en un horno con calor arriba y calor abajo, y sin convección (ventilador). Sin embargo, mi horno es solamente con convección y pude lograr de todas maneras deliciosos bizcochuelos.


Las claves para el éxito son:


1) El mezclado de los ingredientes. Derretir y calentar la mantequilla en una olla solamente hasta que comience a burbujear en los laterales y volcar los secos de una vez, utilizando el calor residual de la olla es un método clave. Los secos logran integrarse perfectamente, sin grumos y sin necesidad de utilizar luego un colador. También se produce una cocción parcial de la harina que ayuda a la creación de una mejor miga en el producto final.

Por otra parte, la leche luego se incorpora a temperatura apenas tibia y no caliente ya que de lo contrario, la mezcla se vuelve muy espesa y se pierde volumen al integrar con el merengue.

2) El merengue: al contrario de otras recetas, partiremos de claras frías. Batiremos siempre a velocidad mínima a media y nunca a velocidad máxima ya que un batido a velocidad máxima genera burbujas grandes y un merengue inestable.

Es importante también incorporar el azúcar tempranamente durante el batido, para que se disuelva bien y lograr un merengue de textura bien lisa y brilloso. Debemos batir solamente hasta obtener picos suaves (el pico se forma pero cae a un lado) y el merengue tendrá apariencia compacta.

3) Al verter la mezcla cruda en el molde, lo golpearemos un par de veces para deshacernos de las burbujas de aire grandes. En lo posible, la superficie de la mezcla deberá verse lo más lisa posible, ya que si aparecen burbujas de las que no nos deshacemos, también pueden aparecer grietas durante el horneado.

4) La temperatura de horneado: si horneamos a temperaturas altas y aunque sea por pocos minutos, se crea una superficie con costra dura (200º por ejemplo). La cocción debe ser lenta.

En mi horno la cocción la realizo en dos temperaturas diferentes, ya que de lo contrario se generan grietas. Cada horno es diferente por lo que, será trabajo de ustedes realizar sus propias pruebas en su horno para ver cómo va mejor.

Sin embargo, hay una guía a seguir que les puede resultar de ayuda, sobre todo si también tienen un horno de convección.

Primero nos enfocaremos en que la torta crezca y se dore, para ello hornearemos a 160º o 150º por entre 15 a 20 minutos. El tiempo dependerá de cada horno, la idea es cocer lo máximo posible, para que la torta crezca, se dore, pero bajar la temperatura justo antes de que se generen grietas. En mi horno a los 20 minutos de horneado se generan grietas, por lo que opté por cocer 18 minutos a 150º.

Luego bajaremos la temperatura del horno a 130º y procederemos a entreabrir apenas la puerta del horno, durante 10 segundos, para permitir que todo el vapor acumulado y el exceso de temperatura escape. Cerraremos la puerta del horno y continuaremos la cocción hasta finalizar.

En caso de hornos con calor plano, mi consejo en probar hornear el bizcochuelo en una sola temperatura, entre 150º y 140º y estudiar si se producen grietas o no.

Para probar si el bizcochuelo está listo podemos introducir un palillo o cuchillo fino y verificar que salga seco.




Bizcochuelo de Algodón Matcha

BIZCOCHUELO DE ALGODÓN DE MATCHA


Ingredientes

  • 65g de mantequilla

  • 55g de harina

  • 10g de almidón de maíz

  • 67g de leche

  • 3/4 cucharadita medidora de matcha en polvo

  • 70g de yemas

  • 1g de sal

  • 140g de claras frías

  • 5g de jugo de limón

  • 65g de azúcar

Procedimiento


1)Precalentar el horno a 160º .

2) Colocar en agua a hervir para utilizar para el horneado, en el baño de maría (necesitamos agua caliente, pero a menos de 100ºC).

3) Recortar un círculo de papel de hornear de 18 cm de diámetro, para que oficie de base, dentro del molde y recortar también una tira de papel larga, de alrededor de 10 cm de alto, para cubrir los laterales.

Si contamos con un molde desmontable, recubrirlo con doble capa de papel de aluminio por fuera y asegurarse de que quede bien sellado (necesitamos evitar que el agua del baño de maría ingrese al molde).

4) Calentar la leche, en microondas, antes de que rompa el hervor. Verter muy de a poco sobre el matcha, mientras removemos, con el objetivo de disolver el polvo. Reservar.

5) Colocar la mantequilla en una olla, y llevar al fuego hasta derretir. Apagar el fuego.

6) Volcar, sobre la olla con mantequilla, la totalidad de la harina, en una sola vez, y mezclar con muy bien con cuchara de goma. Asegurarse de que la harina se ha integrado completamente y que la mezcla tenga una consistencia lisa, como de crema pastelera.

Transferir a un bowl.

7) Verter la leche con el matcha sobre la mezcla de mantequilla y secos y mezclar bien, con batidor de mano, para integrar perfectamente.

8) Agregar las yemas, la sal y el extracto de vainilla. Mezclar con batidor de mano hasta integrar. Reservar

9) Batir claras frías con azúcar hasta merengue de picos suaves a medio: colocar las claras en el bowl de la batidora junto a la media cucharadita de jugo de limón y comenzar a batir a velocidad lenta a media (nunca se debe batir a velocidad máxima, ya que en ese caso nuestro merengue presentará burbujas grandes y no será estable).

Cuando las claras comiencen a formar burbujas grandes y espuma, agregar el azúcar gradualmente y sin parar de batir. Batir solamente hasta obtener picos suaves ( se puede parar de batir para comprobar el punto). Dependiendo de la batidora, puede llevar entre 10 a 20 minutos, batiendo en velocidad lenta, por lo que hay que tener paciencia. Si batimos con batidora manual de varillas, tener la precaución de no azotar las claras con movimientos bruscos.

El punto de picos suaves a medio lo podemos verificar levantando el batidor y poniéndolo boca abajo: veremos que el merengue se mantiene, formando un gancho, pero el gancho cae hacia un lado y no se mantiene firme.


10) Mezclar un par de cucharadas del merengue con la mezcla que habíamos reservado anteriormente. Combinar bien con un batidor de mano.

11) Verter la mezcla de yemas con parte de merengue sobre el bowl del merengue. Unir ambas mezclas, con batidor de mano pero con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba (no batir en ningún momento) y con suavidad ya que el objetivo es conservar el máximo de burbujas creadas. Comprobar, con una cuchara de goma, que no haya quedado mezcla sin incorporar en el fondo y laterales del bowl. No sobremezclar.

12) Dejar caer la mezcla sobre el molde de 18 cm de diámetro, desde cierta altura. Tomar un palillo fino o de brochetas y pasarlo por la mezcla, dibujando círculos, desde el centro hacia afuera, para eliminar las burbujas grandes de aire que hayan quedado atrapadas en la mezcla. Finalmente golpear el molde sobre la mesada unas 4 veces y asegurarse de que la superficie quede lisa.

13) Colocar el agua caliente (que al principio habíamos hervido) sobre un molde o recipiente (más grande que el molde del bizcochuelo) y colocar el molde de 18cm de diámetro dentro del mismo. Prestar atención de que el agua no suba a más de la mitad de la altura del bizcochuelo, ya que en ese caso nuestro molde flotará y no es lo deseable.

14) Colocar el molde con el baño de maría en el horno precalentado a 160ºC. Cerrar la puerta del horno y bajar la temperatura del horno a 150ºC. Hornear el bizcochuelo por 18 minutos o hasta que crezca y se dore, pero no se hayan generado grietas (tomar notas en caso de que suceda, para corregirlo la siguiente vez).

15) Bajar la temperatura del horno a 130º. Entreabrir la puerta del horno por entre 10 a 15 segundos para dejar que el vapor y exceso de temperatura se escape. Cerrar el horno y continuar horneando por alrededor de 65 minutos más o hasta que que al insertar un palillo salga seco.

16) Apagar el horno y dejar el bizcochuelo dentro por 10 minutos

17) Retirar el molde del horno y con cuidado proceder a retirar el bizcochuelo del mismo, y dejarlo sobre una rejilla. Desprender la tira de papel del lateral.


Este bizcochuelo suele cortarse en cuanto sale del horno, y se consume tibio pero frío es igualmente delicioso. De cualquier manera, luego de enfriar y antes de guardar en la heladera, será necesario envolverlo muy bien en doble capa de film y/o guardarlo en un recipiente hermético, ya que es muy propenso a absorber los aromas de la heladera.


960 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Fruit Cake

3 comentarios


Andrea Fraga
Andrea Fraga
16 nov 2020

Qué bueno!!! 😋😋😋 qué te quede súper bien!!!

Me gusta

Luna Yetla
Luna Yetla
16 nov 2020

Me encantaaa, justo estoy esperando a que llegue mi matcha ❤️ para poder hacerlo

Me gusta

Yorleny
Yorleny
12 nov 2020

Yo hago tortas frías sencillas . Humildemente ..

Me gusta
bottom of page